ELA Soberano

logoversion1

campanaelasoberano

9 de junio de 2008
Edificio de las Naciones Unidas
Nueva York, Estados Unidos de América


Muy buenos días a los miembros del Comité Especial:

Soy Luís Vega Ramos, Miembro de la Cámara de Representantes de Puerto Rico por el Partido Popular Democrático y comparezco a abogar por el desarrollo de Puerto Rico hacía una asociación con los Estados Unidos de América claramente soberana, no territorial y en cumplimiento del derecho internacional. Hoy, como en otras ocasiones anteriores, acudimos a informar al comité sobre la situación de nuestra nación, Puerto Rico, y de nuestro proceso para autodeterminarnos.

En 1952, la Convención Constituyente de Puerto Rico reservó el derecho de futuras generaciones de culminar la autodeterminación puertorriqueña. De hecho, al defender la Constitución del ELA ante la ONU, Estados Unidos se comprometió a acceder a las peticiones puertorriqueñas de mayores poderes y libertades políticas. Al día de hoy, esa promesa no ha sido validada con acciones. En años recientes, la administración del Presidente George W. Bush ha renegado de dicho compromiso y hoy afirma que Puerto Rico es una posesión territorial que puede ser cedida o vendida a cualquier país sin el consentimiento de los puertorriqueños.

 

Sin embargo, los reclamos puertorriqueños en pos de la autodeterminación y de una mayor autonomía no se han dejado de escuchar.


Ya en 1954, Luis Muñoz Marín exigió la renovación democrática de los vínculos entre Puerto Rico y Estados Unidos a través de lo que llamó “un instrumento básico de asociación.” Más aún, en 1962, Muñoz Marín reclamó del Presidente de los Estados Unidos que el desarrollo del Estado Libre Asociado se fundase en “la capacidad soberana” del pueblo puertorriqueño.


Ese reclamo de soberanía, se produce posterior a la adopción de las Resoluciones 1514 y 1541 (XV) de la Asamblea General de la ONU de 1960, que sientan las guías, procesales y substantivas, del derecho a la autodeterminación. En la 1541, se establecen los requisitos esenciales de la opción de libre asociación a otro estado nacional. Dos de éstos son la soberanía y el respeto a la identidad del pueblo que se asocia.


El pasado 27 de abril del 2008 la Asamblea General del PPD, organismo supremo de nuestra colectividad, aprobó por unanimidad una resolución que, entre otros aspectos establece, que: “El Partido Popular Democrático se reafirma en los contornos de la Resolución Núm. AG 2007-05 de su Asamblea General, aprobada el 29 de julio de 2007, en relación a la soberanía irrevocable de nuestro Pueblo como base fundamental de una relación de asociación no colonial ni territorial de conformidad con el derecho internacional.” Hoy acudimos a defender la inclusión de dicho status en cualquier proceso de autodeterminación.

A tales fines, y en función de la resolución adoptada por este Comité el 12 de septiembre del 1978, solicitamos que se reafirme el derecho --procesal y substantivo-- de Puerto Rico a la autodeterminación y soberanía bajo las Resoluciones 1514 y 1541 (XV) de la Asamblea General, junto con todas las resoluciones anteriormente adoptadas por este comité. Parte expresa de dicho derecho desde 1978, es el de la inclusión de la opinión de la libre asociación como alternativa substantiva de auto determinación para Puerto Rico.

En términos procesales favorezco el derecho de Puerto Rico para convocar una Asamblea Constitucional de Status para negociar con el Congreso Federal el futuro de las relaciones políticas entre Puerto Rico y Estados Unidos. De hecho, este servidor radicó ante la Cámara de Representantes de Puerto Rico el P. de la C. 3412 que regularía el proceso de convocatoria a una Asamblea Constitucional de Status. Dicho proyecto fue redactado por una comisión multi-ideológica, de la que somos miembros, del Ilustre Colegio de Abogados de Puerto Rico quien ya ha comparecido a esta audiencia.

Finalmente, hacemos un reclamo a este Comité Especial. En 1953, la Asamblea General de la ONU aprobó la Resolución 748 (VIII) reconociendo el establecimiento del ELA como un nuevo desarrollo en el proceso puertorriqueño hacia un mayor gobierno propio. Sin embargo, como hemos dicho, Estados Unidos no ha cumplido con su deber de propiciar procesos conducentes a la plenitud del ejercicio de nuestro derecho soberano a la autodeterminación. Este incumplimiento subsiste al día de hoy.

Hoy el Gobernador de Puerto Rico, de ideología estadolibrista, ha comparecido ante este comité para solicitar que el tema inconcluso de la autodeterminación puertorriqueña y un derecho a la soberanía sea retomado, luego de 55 años, por la Asamblea General. Constituye dicha petición un hecho sin precedentes que debe urgir a la Asamblea General a acción inmediata.

Formalmente, solicitamos de este Comité que acoja el planteamiento del Gobernador de Puerto Rico y otros, y recomiende a la Asamblea General que retome el asunto de la autodeterminación puertorriqueña para que Estados Unidos rinda cuentas de su inacción injustificable y por el incumplimiento de Estados Unidos con sus compromisos en este tema.

Muchas gracias.