Desarrollo Económico

logoversion1

photoEl portavoz Popular ante la Comisión de Hacienda de la Cámara, Luis Vega Ramos, denunció que los documentos y ponencias de la Administración de Desarrollo Socioeconómico (ADSEF) confirman el esquema gubernamental anteriormente denunciado para utilizar las asignaciones millonarias de los fondos del Programa de Asistencia Nutricional (PAN) y del Programa de Empleo Subsidiado (financiado con fondos TANF). Adelantó que se trata de un esquema que potencialmente podría desviar a las cadenas de comida rápida 500 millones de dólares anuales. 

 

Vega Ramos hizo público el informe que ADSEF le sometiera al gobierno de los Estados Unidos en torno a la operación del plan piloto denominado "Buen Provecho" que permite la utilización de la tarjeta del PAN en ciertos establecimientos de comida rápida.

 

El mismo establece la siguiente distribución:

Burger King 40.5%

Kentucky Fried Chicken 29.5%

McDonald's 8.2%

Taco Bell 3.1%

Pizza Hut 2.1%

 

"Cuando tu extrapolas esa data a la totalidad de los usuarios del PAN, y su presupuesto anual de unos $2,000 millones, estamos hablando que conservadoramente esto podría representar unos $400 millones anuales para las cadenas de comida rápida", señaló.

 

Vega Ramos explicó que estas asignaciones se unen a otras similares. La Administración de Desarrollo Socioeconómico (ADSEF), adscrita al Departamento de Familia (DF) le ha otorgado $15.2 millones de los $24 millones disponibles para el Programa de Empleo Subsidiado a cadenas internacionales de comida rápida. El desglose es el siguiente: $13.5 millones para Caribbean Restaurants (Burger King; 56%), $1.65 millones para Arcos Dorados PR (McDonald's; 7%) y $190 mil para la cadena Subway (1%).

 

"El desglose porcentual entre ambos programas es casi idéntico. No se justifica que usen más del 60% de los fondos para empleo subsidiado en ADSEF para beneficiar a tres mega cadenas de comida rápida. Ninguna de ellas necesita ese dinero para mantenerse en Puerto Rico. Por otro lado, los empleos que las mismas crean son de tiempo parcial, baja remuneración y cero beneficios marginales. Gran parte de las ganancias de las mismas se expatria fuera del país cuando la mayoría de dicho dinero debiera invertirse en empresas puertorriqueñas," añadió.

 

El legislador advirtió que de adoptarse en propiedad el programa "Buen Provecho", la tajada porcentual de las cadenas de comida rápida aumentaría ya que dichas empresas se enfocarían en campañas publicitarias dirigida a los usuarios de la tarjeta del PAN. En su opinión, eso lograría que el beneficio en fondos públicos que recibirían dichas cadenas sobrepasaría los $500 millones anuales.

 

"Está abriendo una ventana enorme para beneficiar con dinero público a las franquicias de comida rápida. Mientras jurisdicciones como Nueva York buscan reducir el subsidio a estos negocios, aquí los aumentan. Preocupa más cuando sigue obteniéndose evidencia contundente de lo poco nutritiva y saludable de la comida que se sirve en los mismos. Y ni hablar de cómo el consumo de dichos productos afecta el gasto público en servicios a médico-indigentes.  La pregunta es ¿por qué este beneficio a estos sectores?," añadió.