La noticia me impacta grandemente. Apenas lo vi hace unos días, precisamente atendiendo su salud. Estaba de buen humor por lo que confiaba en su pronto reestablecimiento. Benny fue un hombre de causas y luchas. Era un combatiente feliz que no se resignaba a la obediencia ciega a las estructuras políticas. Defendió sus ideales con energía pero con gran respeto y afecto hacia el que difería de él. Siempre le estaré agradecido porque me dio de uno de mis primeros trabajos en el área del Derecho en su oficina de abogado. Allí y a través de los años, aprendí grandes lecciones personales, profesionales y políticas de Benny. Luego trabajamos juntos en el Colegio de Abogados y su Comisión de Desarrollo Constitucional. Hoy perdemos una mente clara, un verbo agudo y un puertorriqueño cabal. Es una coincidencia muy impactante que Benny haya hecho su tránsito el día que conmemoramos el natalicio de su compueblano de Aguadilla, José de Diego. A la Juez Carmen Consuelo Vargas de Cerezo y el resto de su familia, mi abrazo solidario.